Nuestra historia

ORÍGENES

Para hablar de los orígenes de Milagro debemos remontarnos al año 1000 antesCastillo Cueva del Moro de Cristo, en el periodo del Hierro, en esta época aparecieron dos pueblos: los íberos y los celtas; una de las tribus íberas fue la de los Vascones en cuyo territorio quedó incluida la villa de Milagro conocida como la antigua “Ergavia” Vascona, momento en el que ya se empezaba a perfilar el carácter defensivo y vigilante de Milagro. En esta área se trabajó el silex en talleres al aire libre, no se han encontrado restos de esta época en Milagro lo cual no quiere decir que no los haya.

Posteriormente los romanos concedieron el fuero de Lacio durante la época de Vespasiano. De esta época se han encontrado restos de una tumba de inhumación romana y un fragmento de anillo de hierro entre otros.

ETAPA MUSULMANA

Tras los romanos Milagro pasó a formar parte de los musulmanes quedando incorporado dentro de la zona conocida como Banu Qasi. La influencia de los musulmanes queda patente por ejemplo en el sistema de empedrado de las calles, el sistema de irrigación de las tierras con acequias, el aprovechamiento de la tierra y la transformación de la lengua al mezclarla con la nativa.

En 1098, tras la reconquista, Pedro I edificó la atalaya del Miráculo, conocida como la Cueva del Moro o el Castillo por la necesidad de consolidar un frente de fortificación ante Tudela, actualmente se conservan cuatro paredes.

SIGLOS XII- XIX

En esta época de despertar de la vida urbana y del desarrollo de las familias forales Milagro tuvo el fuero que se repartió por los pueblos de la zona: Falces, Rada, Peralta, Villafranca, Valtierra y Arguedas entre otros.

Durante el período de Sancho El Fuerte (1194-1234) Milagro aparece como una de las plazas fuertes que el monarca tenía a lo largo de la ribera izquierda del Ebro.

Siglo XIII, Los Judíos: los datos que tenemos sobre ellos datan de 1311 y comentan el fallecimiento de algunos judíos debido a la pobreza. Su desaparición de la zona vendría como consecuencia de la persecución de la que fueron objeto.

Siglos XIV-XV: A pesar de que las tierras de Milagro daban una rica variedad de productos y frutas durante esta época sus habitantes pasaron muchas calamidades y privaciones que la llevaron casi a despoblarse por lo que la monarquía navarra tuvo que correr en auxilio de Milagro.

La Batalla de las Navas De Tolosa es relevante en la historia de Milagro porque muchos de sus vecinos participaron en ella.

La Guerra de la Independencia, durante este episodio Milagro jugó un papel importante en la estrategia militar de la zona durante la Batalla de Tudela en la que las tropas españolas fueron barridas por Bonaparte (1808).

FINALES DEL SIGLO XIX  Y PRINCIPIOS DEL SIGLO XX

A finales del siglo XIX y principios del XX Alfonso XIII ocupa el trono de España, el ambiente político de aquella época estaba alterado por las disputas entre liberales y conservadores. Este ambiente no era ajeno a Milagro donde llegaron a constituirse grupos de ambos tendencias políticas y también carlistas. La mayoría del pueblo, que luchaba por sobrevivir no entendía apenas de política, no obstante pertenecían a alguno de estos grupos por ver en la política un medio para la obtención de algún medio material.

En aquella época, durante las votaciones, los jornaleros esperaban a última hora de la tarde para votar y lo vendían en lo que podría denominarse una subasta pública, para la cual los partidos buscaban a alguien para que hiciese la negociación y así todos salían ganando; los partidos obtenían votos y los vecinos productos, sobretodo alimenticio. Durante estos años, hasta la llegada de la dictadura, existía una aspiración popular por la justicia social y el reparto equitativo de la riqueza. La penuria y el paro serían característicos de esta época.

En este ambiente político y laboral pasaron los años hasta la llegada de la dictadura con el General Primo de Rivera en 1923, momento en el que las tramas políticas quedan extintas. En Milagro, al igual que en otros lugares se creo el Sotamén, un grupo de vecinos autorizados para portar y manejar armas de fuego y que se encargaban de la vigilancia de la villa y el mantenimiento del nuevo orden establecido.

Durante la dictadura se revitalizó el trabajo y desapareció el paro gracias a un impresionante plan de obras públicas, no obstante, y dado el carácter agrícola de Milagro, nada de esto fue efectivo en nuestra localidad.

Así seguía Milagro cuando en 1931 se proclamaba la II República. En Milagro fue recibida con esperanza. Reaparecieron los partidos políticos y los sindicatos obreros, así, en poco tiempo el pueblo quedó dividido en dos tendencias: derechas e izquierdas. Durante este período hubo alguna que otra manifestación en apoyo de laguna reivindicación. Si bien esta división política existía en Milagro cabe decir que no se llegó a una separación social y existió tolerancia entre los vecinos.

En 1936 la vida de los milagreses experimentaría el período más doloroso de su historia, el 18 de Julio se produjo el Alzamiento Militar quedando la zona bajo influencia Nacional. Pasado este período Milagro pasó a la época de la posguerra la cual se caracterizó por la carencia de alimentos, especialmente del aceite. En esta situación seguirían los milagreses durante los 40 y 50.

En la década de los 60 vino la prosperidad a todos los niveles gracias al trabajo y a la industrialización, así durante estos años Milagro vio incrementados los puestos de trabajo gracias a la aparición y/o mejora de las empresas locales: Industrias Lebrero, Conservas Virto, Conservas Ursua, Conservas Caride, Covena, etc.